·BIOGRAFÍA · BIBLIOGRAFÍA · SE HA DICHO · CRÍTICAS · NUNCA SEREMOS VIEJOS · ENTREVISTAS
-> Inicio
BIOGRAFÍA Hombres y mujeres que personifican la desesperanza...
 

Bodas de Plata (Planeta, 2003)

Salvador es un psiquiatra que se gusta bastante poco y que, a pesar de su nombre, no se siente capaz de salvar a nadie. Está rodeado de personas que sufren y a las que ama. Jacobo, un joven atormentado. Natalia, su madre, una mujer que fascina a Salvador, espiritual y sensible, que busca en las terapias alternativas la solución a sus problemas. Julia, amiga íntima de Natalia y de Salvador, a quien diagnostican una leucemia mortal y que se enfrenta a la muerte sin recursos. Y Sofía, un personaje que planea por encima de todos ellos, en el que buscan el consuelo que no saben encontrar por sí mismos, a través de sus tratamientos con flores de Bach.

Jacobo es como tantos adolescentes, que se sienten ajenos al mundo, que no saben cómo vivir, y que se enfrenta a un padre autoritario y alejado y a una madre que no sabe o no puede ayudarlo. Le han diagnosticado esquizofrenia, pero su madre no está de acuerdo, y cuando acuden a la consulta de Salvador, éste confirma que lo único que busca el muchacho es una manera de protegerse del mundo. Sin embargo, Salvador tampoco consigue acercarse a su paciente, sobre todo, porque se siente atraído de forma obsesiva por Natalia, su madre y decide tratar a ésta en lugar de a Jacobo. Será Natalia la que le hable de las flores de Bach, un método esotérico, que utiliza la esencia de distintas flores para tratar las dolencias del alma.

Cuando Julia, amiga de Salvador y Natalia, es diagnosticada de una enfermedad incurable, también ella querrá buscar en la terapia de las flores la solución milagrosa a su terrible condena. Todos, cada uno a su manera, buscan el milagro que recoloque su vida, y todos son incapaces de ver que la única fórmula para vivir es la vida misma. Un acontecimiento inesperado, irónico y terrible a la vez, cambia la situación por completo y precipita un desenlace que, en el fondo, todos esperaban y temían. 

Nativel Preciado ha sabido dibujar en Bodas de Plata unos personajes que se convierten en arquetipos de una sociedad que se siente perdida, que se encuentra en una encrucijada y que tantea, casi a ciegas, el camino que debe tomar.

Mujeres que buscan un éxito profesional y personal por el que se sienten constantemente culpables. Hombres alejados de sus familias, volcados en negocios ajenos, que son incapaces de asumir su papel como padre y esposo. Jóvenes solitarios, eternos adolescentes, a los que nadie puede ayudar, víctimas de divorcios o de incomunicaciones, que deben buscar por sí mismos su futuro, pero que carecen de recursos para hacerlo.

Hombres y mujeres que personifican la desesperanza, la indecisión, el desánimo, el miedo o la culpa. Y, por encima de todo ello, la tremenda ironía de nuestra vida, en la que, en el fondo, todos somos marionetas de un destino implacable o, incluso, de un error ajeno, como en el caso de Julia. Por medio de un estilo directo, pero impregnado de poesía, Nativel Preciado ha escrito una novela que trasmite un cierto fatalismo y que sitúa al lector ante un espejo algo cóncavo pero que refleja, sin duda, una metáfora de nuestra sociedad.

 

Nativel preciado
 
Editorial Espasa, S.A. © 2008 Nativel Preciado. Todos los derechos reservados