·
BIOGRAFÍA · BIBLIOGRAFÍA · SE HA DICHO · CRÍTICAS · NUNCA SEREMOS VIEJOS · ENTREVISTAS
-> Inicio
BIOGRAFÍA ... el tiempo es sólo una actitud, si le perdemos el miedo, nunca seremos viejos.
 

Llegó el tiempo de las cerezas (Espasa 2008)

Carlota es una actriz que pertenece a una generación privilegiada, la que nació en España a mediados del siglo XX y se libró de grandes tragedias históricas, como la guerra civil, la persecución nazi, la Siberia de Stalin o la guerra de Vietnam. Sólo tuvo una pesadilla: la dictadura franquista.

Actriz sin éxito, divorciada y madre una hija, la protagonista se enfrenta al momento más inseguro y vacilante de su vida.
En su peculiar reflexión sobre el paso del tiempo, Carlota vive paralizada por el miedo y la inseguridad. Soporta sus obsesiones y fracasos como buenamente puede. Ha llegado a esa edad en la que los recuerdos se convierten en el sustento de la existencia y perderlos es peor que morir. Lloriquea al recobrar su primer recuerdo infantil, le lastiman los aromas, sabores y sonidos de su niñez, añora películas, libros y canciones que le trasladan a sus veinte años, cuando pertenecía a esa generación privilegiada que creyó descubrir la otra cara de la luna. Y a medida que va recordando se da cuenta  de que, como diría el poeta si aún viviera, de todo hace ya cuarenta años.

Teme el abandono y la soledad. Le obsesiona perder la memoria y se dedica a contemplar sus mejores recuerdos como si fuera la actriz secundaria de una película en la que aparecen escenas reales de escritores, cineastas, políticos, cantantes, países y acontecimientos históricos.

La mayor parte de su vida se compone de días triviales, dóciles y llevaderos. En esos valles apacibles pasó casi todo su tiempo, sin ser consciente de todo lo bueno que tenía. Sólo siente añoranza de aquellas rutinas cotidianas ahora que se encuentra en una situación extrema,  en un momento culminante de abatimiento. Esos altibajos son fugaces, pero le dejan huellas indelebles.

En plena evocación nostálgica, cuando comienza su implacable ajuste de cuentas con el pasado, se cruza en su camino una persona generosa que le enseña a serenar el juicio, sostener el ánimo, afrontar la adversidad con calma, abrir las ventanas y contemplar el estallido de la primavera, cuando llega el tiempo de las cerezas.

Carlota posee un peculiar talento, pero necesita, como todos los mortales, condiciones adecuadas para sacarlo a la superficie. La palabra afectuosa, la mano tendida, la palmada en el hombro y los abrazos de su nuevo amigo, se convierten en el mejor estímulo para arrancar todo su potencial humano. Deseaba alguien como él, paciente y amable, que le diera confianza para expresarse sin temor. Así como el mal trato la embrutece, la ternura es el mejor catalizador de sus buenos sentimientos. Ha tenido la suerte de encontrar a la persona capaz de descubrir toda la originalidad, delicadeza e inteligencia que hay en ella. Encuentra su momento de lucidez que le permite comportarse tal como es, aceptarse de ese modo y prescindir de cualquier artificio ante los demás. Ha conseguido, al fin, liberarse de sus obsesiones.Ha descubierto que no hay mejor gimnasia facial que la risa y que los gestos de alegría le dejan la piel resplandeciente.

Llegó el tiempo de las cerezas es unatrama ficticia colmada de asuntos reales que Nativel Preciado conoce a través de su propia experiencia. La autora intenta convencernos de que el tiempo es sólo una actitud, si le perdemos el miedo, nunca seremos viejos.

Nativel preciado
 
Editorial Espasa, S.A. © 2008 Nativel Preciado. Todos los derechos reservados